sábado, 10 de agosto de 2013

Maridajes : Ostras francesas y Cava Gramona Imperial GR 2006.





Segunda entrada dedicada a los maridajes, tras mi primera experiencia de este tipo, en la que hice referencia al matrimonio entre alcachofas de Tudela de Conservas Picuezo y un vino oloroso de Osborne, publicada el 12 de Julio de 2013.
En esta ocasión propongo un maridaje digno de angelicales seres, las ostras galas cóncavas de la especie Cassostrea Gigas, originaria del Pacífico y muy abundante en Francia.
Aunque en España tenemos la perniciosa costumbre de usar limón para acompañar la ostra, en realidad la escolta más aprobada cuando la comemos cruda es la sal, unos puntos de sal marina, e incluso aventurando, cualquiera de las sales que hoy en dia se venden en el mercado, que pueden darle un toque cuanto menos peculiar. Yo soy partidario de comerlas tal cuál, sin más aditamento que el agua que desprende su interior.
Los franceses suelen acompañarlas con pan y mantequilla, e incluso con alguna vinagreta.
La clave del maridaje con un cava como este Gramona Imperial Gran Reserva 2006, reside en el hecho de introducir en boca primero, y degustar el molusco bivalvo, llenando los sentidos de ese tono a mar, esa profusión y esa añoranza marina, tal y como definió Alvaro Cunqueiro; junto con una bendita carnosidad algo lechosa, agradable en textura, (no entiendo a los que afirman que la textura de una ostra cruda es desagradable); para poco después iniciar el beso del cava, vino espumoso, que con su frescura y el carbónico arrastra como una ola la sabrosa salinidad y el salitre que la ostra nos dejó.
Ese punto de maridaje es celestial, un baile de intensidad con otro de frescor y fruta, abrazando boca y paladar.
El Cava Gramona Imperial Gran Reserva 2006 es una fusión varietal de xarel.lo, al cincuenta por ciento; macabeo en el cuarenta, y un diez por ciento de chardonnay. Se elabora con licor de expedición y con una crianza en cava de entre tres y cuatro años.
En copa parada exhibe un color amarillo pajizo con algunos reflejos dorados. Fina burbuja que recorre con regularidad la copa. Nariz con recuerdos de fruta cítrica, flores blancas y amarillas, levaduras y algunas notas de ciruelas claudia y frutos secos, aunque estas en seña de menor intensidad.
La boca es sabroso desde el arranque, con buen despliegue de frescura y una acidez bien trazada. Las notas carbónicas no son invasoras, se mueven con comedida fuerza, textura untuosa y una indudable condición de cava elegante. En la retronasal apunto fruta cítrica y pera de agua, con una esencia de ciruelas claudia maduras, algunas notas tostadas y masa de pastelería.
Un cava que califico en esta añada 2006 como muy recomendable.
Igual que su maridaje con las ostras francesas. Prueben y ya me dirán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario