sábado, 17 de agosto de 2013

Heredad Ugarte Crianza 2005.


Muestra repescada de una boda familiar reciente, que me da la oportunidad de comprobar como se conserva un crianza de la añada 2005 en pleno 2013. Ejercicio singular, curiosidad.
Base varietal de tempranillo con menor aporte de garnacha, con quince meses de barrica y seis de afinado en botella.
En copa parada muestra un color apicotado con reflejos grana, nariz en donde aparecen recuerdos de fruta roja madura y torrefactos ligeros, la madera aporta sin sobresaltos, hay especiados bien integrados en el perfume.
Media complejidad aromática.
La boca se inicia resuelta, con buen tono de fruta, media intensidad en cuanto a acidez, cierta seña de frescura, aunque su condición es más bien ligera, sin demasiado peso. Taninos golosos y pulidos, no exalta la concentración y en cuanto a carácter vinoso se define como un vino de media traza. Persistencia no excesiva, con una retronasal que aporta recuerdos de ciruelas rojas, vainilla, toffee y ebanistería suave.
No le sobra prolongación, pero en conjunto me parece un vino amable.
Se conserva bien este crianza 2005 de Heredad Ugarte, consumido en pleno verano de 2013.
Lo califico como recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario