jueves, 8 de agosto de 2013

Bodegas Roda Sela 2010.


Vino catado durante mi asistencia al salón de vinos El Alma de los Vinos Unicos, celebrado en Burgos en recientes fechas.
Se trata de la edición de añada 2010 del Sela de Bodegas Roda, noventa y cinco por ciento de la varietal tempranillo, con el cinco porcentual restante para la graciano, con un envejecido de doce meses en barricas de madera de roble francés.
Un vino al que creo, al menos en la muestra y época de cata; le falta botella para lograr un mayor afinado, presenta la anunciada juventud pero tal vez en exceso. Tomo nota en la agenda de mi iphone de algunas notas desdibujadas aún, a pesar de que no me cabe la menor duda que con un poco más de tiempo de guarda responsable, marcará con brillantez la esencia habitual de otras añadas anteriores de esta misma etiqueta de Roda.
En copa parada muestra un color apicotado intenso con reflejos violáceos. Nariz en donde se reflejan recuerdos de fruta roja, cerezas y frambuesas, con algunos matices especiados ligeros y otros de corte balsámico.
Es en boca donde el vino aparece un tanto arisco aún, con arranque de dulzor frutal y puntos de amargor en la llegada al paladar. La acidez se muestra prolongada, buena presentación de frescura, los taninos alzados y algo percutores. Las encías advierten amargor, con la retronasal adquiriendo notas de cerezas y regaliz, con puntos especiados y tostados menos intensos.
En lo que a la muestra catada se refiere, creo que es un vino aún en mantillas, que precisa más recorrido de botella, y que de momento y en espera de una próxima cata, en dos meses al menos; no voy a calificar. Si bien creo que llegará a tener personalidad suficiente para que siga considerando al Sela de Roda, como uno de mis vinos de Rioja predilectos.
Ya les diré...

No hay comentarios:

Publicar un comentario