jueves, 15 de agosto de 2013

Bodegas La Casa de Lúculo Jardín de Lúculo 2008.



El proyecto de Lúculo proviene de un viticultor de la localidad navarra de Mendigorria, que apasionado por la cultura del vino y por las garnachas de la Baja Montaña navarra, decidió dar un paso adelante y en compañía del enólogo Juan Glaría Yetano comenzar a elaborar vinos de esa varietal que guardasen el perfil de las garnachas atlánticas.
Joaquín Fernández Jauregui me presentó durante el salón El Alma de los Vinos Unicos este Jardín de Lúculo en edición de añada 2008, elaborado con frutos procedentes de viñas viejas, depósitos de hormigón y crianza en barricas de madera de roble francés durante un periodo de siete meses.
Es un vino franco, jugoso y amplio en longitud, que exhibe en copa parada un color rojo picota de cierta intensidad y buen brillo, la nariz expresa recuerdos de fruta roja madura y un punto de confitura, manteniendo en segunda fila notas tostadas suaves y alguna seña floral ligera. La boca es gustosa desde el inicio, manifestando con buen tono el dulzor característico de la garnacha, dando buena seña de acidez. Los taninos son golosos y bien pulidos, desplegando un buen elemento de persistencia. Me ha llamado la atención su virtud de frescura y equilibrio.
Retronasal de cerezas y ciruelas rojas, pétalos de rosa, alguna huella cremosa y un punto final que esboza alguna punta especiada y silvestre.
Lo califico en esta añada 2008 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario