martes, 16 de julio de 2013

Rezabal Txakoli Arri 2012.


Txakolí catado y degustado en el restaurante Arroka Berri de Hondarribia para acompañar una suculenta cena de celebración del cumpleaños de mi cuñada Natalia.
Bodega localizada en Zarauz, que a través de su página web me informa de las catacterísticas del suelo en donde se asienta el viñedo, cuyos frutos dan lugar a este vino blanco. Terreno de composición arenisca, con parte arcillosa, con tierra compacta, eligiendo por ello laderas para evitar estancamientos que ahoguen las raíces.
Este Rezabal Arri en edición de añada 2012 está compuesto por una base mayoritaria de hondarribi zuri, ochenta y cinco por ciento, siendo el quince por ciento restante para la hondarribi beltza.
Estamos delante de un txakolí que en copa parada muestra un color amarillo pálido con reflejos verdosos, nariz que concede recuerdos de fruta cítrica, alguna nota floral y un punto final de mineralidad sabroso y evidente. Sensación aromática sostenida.
Boca de buen nivel de fruta y frescura en el arranque, buena traza de acidez, con media textura glicérica, notas de carbónico que desvelan la lozana naturaleza del vino, amplio en el paso, con una retronasal que deja huella de limón, pera de agua, flores y una fina salinidad final.
Completo y correcto, lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario