viernes, 12 de julio de 2013

Domaine du Tariquet Les Premières Grives 2012.


Emocionante reencuentro con uno de esos vinos sencillos pero llenos de encanto que pude degustar durante mi primera visita a los primeurs de Bordeaux, y más en concreto en el establecimiento Bodega-Bodega, localizado en pleno centro de la capital aquitana. Su propietario quiso que lo probaramos para saber nuestra sincera opinión. Odio siempre las comparaciones de vinos diferentes, y pretender que el Les Premiéres Grives de Tariquet sea un sustituto de los Sauternes bordeleses es sencillamente un error de juicio. Primero porque su composición varietal dista de la de los vinos de esa legemdaria apelación. Segundo, porque el vino que protagoniza esta entrada de mi blog tiene personalidad propia suficiente para no tener que verse comparado con otros vinos blancos dulces del resto del mundo.
Con fecha veinticuatro de mayo de 2011, publiqué una entrada narrando mis sensaciones en torno a la añada 2010 de este mismo vino, que la familia Grassa elabora en la gascona localidad de Eauze.
Comentaba entonces la condición muy comercial de este vino, y creo que con el paso de las añadas, ha ganado en empaque, incluso en expresión de complejidad. Catado en esta oportunidad, en el stand que la bodega defendía en sede de Vinexpo 2013.
Elaborado de modo monovarietal con la uva Gros Manseng, ofrece en copa parada un color amarillo pálido y brillante con insinuaciones doradas. Nariz de buena intensidad aromática, fruta blanca de hueso con puntos de almíbar, notas florales y melosas, siempre con equilibrio y dejando huella de frescura.
En boca aporta una entrada en la que dulzor y acidez bailan al mismo son, cítricos y almibarados se unen para dejar buena huella en el paladar. Textura medio glicérica, con la retronasal que habla de ciruelas claudia maduras, melocotón en almíbar, flores blancas y una contenida punta de melosidad.
Califico esta añada 2012 del Les Premiéres Grives de Tariquet como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario