lunes, 1 de julio de 2013

Bodegas Mar de Frades Albariño Val do Salnés 2012.


Algún día se hará justicia real con los vinos blancos de las Rías Baixas gallegas. Y digo que se hará justicia real, porque somos muchos los que disfrutando a tope con estos vinos, estamos hasta el gorro de que otros los traten de un modo menor, como si fueran sólo vinos de ocio y diversión.
Ya saben ustedes, amigos lectores,vinos de segunda división, por aquello de ser blancos y joviales.
El caso que nos ocupa es un pedazo de vino, blanco y jovial sí; pero también serio y perfecto en formas y fondo. La añada 2012 del Mar de Frades marca la personalidad del legendario ya Valle de Salnés y la de su autora, la enóloga Paula Fandiño.
Selección manual del fruto, maceración pelicular en frío durante veinte horas y lento proceso de fermentado a baja temperatura.
Color amarillo pajizo brillante con algunos reflejos verdosos, nariz que promulga buena sustancia frutal, con segundas impresiones florales y balsámicas. Buen empaque aromático, prolongado y fresco.
La boca se abre con la fruta marcando el paso, con dulzor y salinidad al mismo tiempo, buena traza de acidez, sensación de media untuosidad, percute bien en el paladar aunque sin atisbo alguno de amargor ni brusquedad, siempre con la aterciopelada presencia de la fruta que le da vida, sabroso y gustoso.
La retronasal sube un escalón más en la buena impresión que me otorga esta añada 2012, con recuerdos de pera y albaricoque, algo de piña expresada con mayor suavidad, flores blancas y amarillas, hierba y hojas verdes, un punto de resinas y flor de eucalipto y un final en donde la salinidad toma protagonismo, dando al vino un epílogo digno de aplauso.
No es un vino cualquiera, ni sólo está concebido para refrescarnos en verano ó comer desenfadadamente. Tiene clase y mucha personalidad.
Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.

2 comentarios:

  1. Amigo Juan, para que se haga justicia con los vinos de las Rías Baixas, primero tiene que empezar por hacerlo la propia DO. Se apostó en su día por grandes producciones a costa de la calidad, y pasó lo que pasó. Como total, todo lo que llevase esa contraetiqueta se vendía solo...
    Muchos se subieron al carro, hasta el punto de que Oz Clarke, en su libro Uvas y Vinos, dice que se consume tres veces más vino de las Rías Baixas del que se produce.
    Te recomiendo leer las reflexiones del amigo José Luis Louzán al respecto de esta DO y como se han cargado la calidad de los vinos desde dentro.
    Eso si, aún hay irreductibles galos que resisten. Zárate, Albamar, Benito Santos, Forjas del Salnés, Tricó, Lagar de Besada, Santiago Roma, Gerardo Méndez... Ahí y en algunas más está ahora mismo la verdadera esencia y calidad de esa DO.
    Que caramba, súbete este agosto a Galicia y te llevo a visitar a alguna de esta gente, y verás!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ya me gustaría Yo es que los vinos de esa zona los amo Me encantan y aunque la DO como casi todas lo haga tan mal, hay vinos que me parecen geniales Zárate desde luego es un grande
    Un abrazo y gracias por tu reflexión.

    ResponderEliminar