sábado, 6 de julio de 2013

Adegas Galegas Don Pedro de Soutomaior 2012.


Un monovarietal de la uva albariño y una leyenda que narra las aventuras de un valiente señor feudal de la Galicia del siglo quince, al que las crónicas han bautizado como Pedro Madruga, ya que al parecer sus victorias en el campo de batalla guardaban relación directa con su costumbre de madrugar, lo cuál pillaba desconcertado al enemigo.
Fermentación en depósitos de acero inoxidable con control de temperatura, para un vino que en copa parada muestra un color amarillo pajizo con reflejos verdosos. Nariz de mucha fruta, con notas de frescura, sacando además a colación tonos de flores blancas y amarillas, y un punto de hierba fresca en el final.
Don Pedro de Soutomaior en edición de añada 2012 se presenta todavía en boca ufano en exceso, precisa de algún tiempo más para una pertinente optimación.
Arranque crepitante, con la acidez marcando el guión, tal vez un punto glicérico, aunque ganará más empaque en este aspecto con algunos meses más de guarda, la fruta se extiende por la boca, marcando un buen tono, sobre todo cuando alcanza el paladar. Todavía un poco eléctrico, tiene una vía retronasal marcada por tonos cítricos y de fruta tropical, algo de piña y piel de limón, suave recuerdo de flor de naranjo y jazmín, con un epílogo que aparece emparentado con la hierba verde.
En conjunto y en espera de su asentamiento, lo califico como recomendable. Podrá ganar enteros. Cuestión de tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario