martes, 25 de junio de 2013

Catena Chardonnay 2012.

Del 14 de Enero de 2011 data la entrada en este mismo blog sobre la añada 2008 de esta misma referencia de la bodega argentina Catena Zapata, dirigida a nivel enológico por Laura Catena, bisnieta del fundador. Una añada aquella que me resultó convincente a nivel aromático y un tanto decepcionante en boca.
Durante mi recorrido por los largos pasillos de Vinexpo 2013 quise comparar mis recuerdos de aquel vino con el presente, ahora en edición 2012.
Y lo que son las cosas, aún sabiendo que cada cosecha es un mundo diferente al anterior, y tras catar este vino blanco con la función ya mencionada de la perspectiva temporal, las cosas no variaron demasiado.
Con fruta de tres viñedos diferentes, La Pirámide, localizado a novecientos cincuenta metros de altitud; Viñedo Domingo, situado a mil ciento veinte metros, y Adrianna, a mil cuatrocientos cincuenta metros; enclavados en Luján de Cuyo y Tupungato, se elabora un blend vitivinícola, mediante prensado de racimos enteros, y fermentado en barricas de roble francés de una proporción de madera nueva del treinta por ciento, con nueve meses de duración.
Presenta en copa un color amarillo pájizo con algunos reflejos verdosos, nariz que promulga buen tono aromático, enseñando recuerdos frescos de cítricos y fruta blanca de hueso, algunas flores blancas y amarillas, y una suave insinuación de salinidad. Tiene en su entrada en boca un punto de fruta que deja después paso a sensaciones de tonos herbáceos, con media untuosidad aún, y una línea de acidez de complexión media, aporta frescura, pero le falta prolongación, aligerando las notas de la retronasal respecto a las de la fase aromático, dando el cierre antes de lo esperado. Pierde las seña cítrica, y sólo mantiene las notas florales, aunque bastante livianas. No encuentro la huella de sapidez que me hubiese gustado.
Dije tablas tras catar la añada 2008. Digo lo mismo en esta novicia 2012, bien en nariz, decepcionante en boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario