miércoles, 22 de mayo de 2013

Marqués de Vitoria Crianza 2009.


Un vino de trago fácil, en donde la tempranillo faculta una cata que trae sensaciones abiertas de fruta, buen tono de frescor y una línea media de acidez. No es complejo en exceso, pero sí tiene marcada vocación de vino de Rioja comercial, equilibrado; con la madera por detrás de la fruta aunque dejando huella. En copa parada exhibe un color apicotado con reflejos violáceos. Nariz que llega enseñando recuerdos de fruta roja madura ligeramente sazonada, con apuntes de tostados y especiados. Hay buena entrada en boca, dando en el recorrido una textura medio untuosa, taninos golosos y afinados, con persistencia de media seña. Retronasal en la que aparecen puntos de ciruelas rojas, vainillas y ebanistería. Correcto. En esta añada 2009 lo califico como recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario