viernes, 24 de mayo de 2013

Kronos Selección 2011.


Vino catado gracias a la amable aportación de mi amigo y compañero de andanzas vinosas Jose María, perteneciente a la denominación Vinos de Madrid y que representa el fruto del proyecto personal de enólogo y consultor Oscar Martín Urbán, elaborado con la varietal tempranillo, más un envejecido en barricas nuevas de roble francés de siete meses.
Producción estimada en poco más de seis mil botellas.
Dominar este Kronos, tal y como sugiere la contra etiqueta, no es tarea fácil. Entre otras cosas porque me ha parecido un vino al que desde un punto de vista personal le atribuyo la condición de "entre dos aguas". Ni contigo, ni sin ti. Y me explico. Intuyo un perfil de vino con vocación comercial, correctas maneras, pero con una añada 2011 que respecto a la tempranillo utilizada se queda, tal vez; un tanto corta en cuanto a intensidad. No le veo defectos, más bien virtudes, salvando la circunstancia de que en cuanto a prolongación y a la fase final de la cata, hay una cuesta abajo, un vinus interruptus, que te deja cierta sensación como si fallara algo en el epílogo.
En copa parada esgrime un color apicotado con matices grana e incluso más claros, aportando en nariz recuerdos de fruta roja y negra maduras, señales de té rojo, cacao y especiados suaves. Hay buen repertorio de frutosidad durante la fase del primer ataque en boca, envolvente y suave, desarrollando una línea media de acidez, impulsando frescura y recreando una condición tánica en donde aparecen dulzor y amargor bien equilibrados. Es amable, con la persistencia que se abre como media baja. Tiene cierta caída en este momento, no llegando al final con plena integridad. Retronasal que faculta sensaciones de moras y frambuesas, puntos especiados suaves y un tono de cacao procedente de la madera que le crío, que resulta mucho menos intenso que en la fase nasal.
Lo califico entre aprobado y recomendable. Le pido más intensidad en el crepúsculo de la cata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario