viernes, 3 de mayo de 2013

Entrechuelos Roble 2011.


Mi agradecimiento al enólogo Javier Díez González por su envío de dos muestras de Bodegas Entrechuelos, al frente de las cuáles y como él mismo me indica se encuentra un hombre profundamente enamorado de la cultura vitivinícola, que pretende democratizar los grandes vinos, Don Miguel Domecq, apellido engarzado desde el año 1730 con este fabuloso mundo.
Javier ha querido que pruebe estos dos vinos, y con uno de ellos comienzo a escribir tras la pertinente cata. Estamos delante de una conjunción de las varietales syrah, merlot, tempranillo y cabernet sauvignon, con al menos seis meses de crianza en barricas de madera de roble francés.
Vino tranquilo, con frutos procedentes de viñedos plantados en el año 2003, veintiseis hectáreas en total, localizadas en ladera y coronadas por una torre romana.
Javier, que me envía las muestras, comparte protagonismo en la labor enológica con Joaquín Gómez Beser.
Mi nota de cata comienza con una estética apicotada con reflejos grana y algún suave matiz violáceo. Nariz en donde la fruta roja madura preside la escena, con algunos suaves tonos salinos, y alguna huella floral y vegetal. Demuestra lozanía aromática. Tiene un aire liviano especiado que apenas sí destaca sobre el conjunto.
Boca en la que manda cierta sutileza inicial, con un punto dulce muy marcado, taninos finos y golosos, con la acidez de media alta intensidad, y una textura en donde calidez y frescor se conjuran para alargar las sensaciones. Retronasal en donde ciruelas rojas, grosellas y flores comienzan el espectáculo, siguiendo después con tonos silvestres y un tono de sapidez final muy agradecido.
Califico esta añada 2011 del Entrechuelos Roble entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario