jueves, 16 de mayo de 2013

Clos del Portal Negre De Negres 2008.


Cuando un vino enseña sus credenciales desde el primer segundo de la cata pueden suceder dos cosas. La primera que los primarios fuegos escénicos terminen por diluirse en luces de artificio y el vino no llegue hasta el final, con lo que estaremos delante de uno de tantos proyectos inacabados. La segunda, que las buenas sensaciones del inicio se alarguen e incluse se incrementen, logrando llegar hasta el final con potencia y vinosidad, con dinamismo y frescura, con lo que lograremos alcanzar la gloria organoléptica, algo que no sucede todos los días. Este Negre De Negres en edición de añada 2008 representa la segunda opción. Forma parte del proyecto de Alfredo Arribas y su Portal del Priorat, un vino que presenta una componenda varietal formada por garnacha, cariñena, cabernet sauvignon, syrah y alguna más en menor proporción. Responde a un concepto de micro vinificaciones, con una vendimia previa selectiva y con catorce meses de envejecido en barricas de roble francés.
En copa parada esgrime un color picota intenso con reflejos violáceos.
Nariz que abunda en profundidad frutal, con frambuesas y cerezas en confitura, especiados y esencias silvestres, balsámicos muy sugerentes y una punta final en donde me surgen recuerdos de cacao y café, siempre en clave de profunda intensidad. En la vía nasal ya surgen apuntes minerales, que luego se harán más potentes en la retronasal. Boca que impacta desde el comienzo, con muy buena y sabrosa entrada de dulzor frutal, buena línea de acidez, resultando carnoso y envolvente, con los taninos firmes, golosos y finos. Textura untuosa, con buen punto de concentración. Exhibe vinosidad, con una traza de vinazo, largo, consistente y sobre todo equilibrado. Sobresale siempre la fruta, marcando el paladar y también la fase retronasal que abunda en fruta roja confitada, algunos tonos de fruta negra, hojas, ahumados y suaves tostados, clavo, hojas secas y matorral, y un guiño de resinas y de regaliz. En el final surgen los tonos de licorella mojada por la lluvia. Mineralidad que no falta para agrandar su valor.
Lo califico en esta añada 2008 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario