lunes, 20 de mayo de 2013

Bodegas Ontañón Marco Fabio Vendimia Tardía 2011.


Ontañón y el moscatel de grano menudo. Ya una leyenda, un icono de la bodega que aporta sobre todo un buen equilibrio, añada tras añada. La sobremaduración y el azúcar residual logran en este Marco Fabio un buen sello de dulzor, nada aparatoso, manteniendo un equilibrio y conservando ese punto de acidez y esa densidad que no sólo convencen, sino que refrescan el paladar y miman la boca.
En copa parada exhibe un color amarillo pálido con reflejos dorados suaves, nariz en donde se conjugan fruta melosa y notas florales, dejando una seña aromática de agradable intensidad.
Boca con buen ataque inicial, manteniendo la seña de acidez media y facilitando el progreso del dulzor frutal, siempre con esa sensación de brillante equilibrio, sin altibajos, en clave sostenida. Textura glicérica, buena concentración. Tal vez no sea esta añada 2011 la más potente en cuanto a prolongación final, pero sí deja claro que el equilibrio dulzor-acidez en el Marco Fabio es un valor innegociable, al que la familia Pérez Cuevas nunca renuncia.
Retronasal que abunda en albaricoque y pera de agua, piel de naranja, melosidad y flores blancas y amarillas. Hay notas de membrillo y una base cítrica que sirve de fondo.
Lo califico en esta añada 2011 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario