viernes, 24 de mayo de 2013

Bodegas Néstares Eguizabal Segares Las Llecas 2011 y Segares Tempranillo 2012.



Vinos catados en el evento Presentación de añadas del grupo Bodegas Familiares de Rioja, celebrado hace ya unos meses en el Rioja Forum de Logroño. La bodega Néstares Eguizabal de encuentra localizada en Galilea, municipio enclavado en el muy histórico riojanoValle de Ocón. Sus enólogos, Javier Achútegui y Alberto Pedrajo son los responsables directos de estos dos vinos, sinceros, limpios y con una buena seña de fruta.
Empiezo con el Segares Las Llecas en edición de añada 2011 y con una seña de seis meses de barrica, un semicrianza digno de aplauso. Roble americano, y un proceso de vinificado que incluye una maceración en frío, además de clarificado y filtrado suaves.
Buena presencia cromática, con un apicotado de cierta intensidad, reflejos purpúreos. Nariz en donde predomina el concepto de fruta roja y negra maduras, tonos de suave conjunción con la madera y unos apéndices que defino como torrefacción. Galante en su entrada en boca, buen equilibrio y una traza de acidez de seña media alta, largo y con buena profundidad. Taninos golosos y pulidos, dando una muestra de persistencia de certera intensidad, con una retronasal marcada por la seña de fruta roja madura, ligeramente acompotada, con puntos de firmeza balsámica y algunas notas especiadas.
Califico esta añada 2011 del Segares Las Llecas como muy recomendable.
En cuanto al Segares Tempranillo 2012, concepto de vino con frescura y lozanía, la tempranillo santo y seña, color apicotado intenso con reflejos purpúreos. Nariz de frutas rojas y negras maduras, balsámicos y un repique chispeante muy sabroso. Sabroso en su entrada en boca, con el dulzor de la fruta bien enmarcado y constante, paso con notas lácticas, firme y potente, muy divertido. Uno de esos vinos con los que se termina la botella de una sentada, casi sin darse cuenta. Buena seña de persistencia, taninos firmes y sabrosos. Retronasal de frambuesas, grosellas y arándanos, con una firma láctica y un final balsámico.
Califico esta añada 2012 del Segares Tempranillo como muy recomendable.
Aprovecho para agradecer a María José Néstares, la amabilidad y simpatía con la que me atendió durante mi paso por la mesa de cata de su bodega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario