lunes, 27 de mayo de 2013

Bodegas Bilbaínas Viña Zaco Tempranillo 2010.


Vino catado durante mi asistencia al evento Carnaval del Vino, elaborado en base a la varietal tinta y riojana por excelencia, con frutos recogidos en una parcela que da nombre al vino y que es ya un clásico dentro de la denominación.
Diego Pinilla ha logrado en esta añada 2010 dar una positiva vuelta de tuerca al concepto que venía arrastrando esta referencia de Bodegas Bilbaínas en varias de las más recientes añadas, resaltar más la fruta sobre aquel concepto predominante de la madera, que en muchas ocasiones y ya a título personal como catador de vinos me resultaba abusiva. Algo que hay que desterrar, y que como amante del vino creo que hace un flaco favor al concepto moderno de lo que se entiende como vino equilibrado. Es cierto que en esta añada 2010, mis sensaciones de fruta roja madura, tanto a nivel aromático, como en boca y paladar, sobresalen durante los inicios de ambas percepciones, y si bien en algunos instantes de la vía nasal el equilibrio es igualitario entre fruta y madera, en boca resalta más el concepto de frescura que expresa la fruta y una buena racha de acidez.
Buen tono cromático, con un rojo apicotado con reflejos violáceos. Nariz de ciruelas y cerezas, con puntos especiados y tostados suaves. Hay un punto de cacao, bastante marcado.
Boca jugosa desde el comienzo, estableciendo un punto esbelto de acidez y unos taninos suaves y golosos, con una buena persistencia y una retronasal en donde el equilibrio de las proporciones entre fruta y madera se convierte en paritario.
Califico esta añada 2010 del Viña Zaco como recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario