miércoles, 24 de abril de 2013

Bodegas Vallobera Pago Malarina 2011.



Vino catado durante mi pasada visita a la bodega Vallobera, donde tuve como estupendo anfitrión a Javier San Pedro, creador de entre otros, este Pago Malarina en edición de añada 2011.
Cómo bien me indicó Javier el nombre de este vino hace alusión a una de las fincas más afamadas de cuantas la familia San Pedro posee en los alrededores de Laguardia. Afamada por la calidad de los frutos de tempranillo que surgen de las viñas de Malarina, las cuales tienen una antiguedad aproximada de veintitres años.
Monovarietal joven de tempranillo, que acredita un proceso de vinificado que finaliza con una crianza en barricas de roble americano durante cinco meses, con un periodo menor de afinado en botella antes de su salida al mercado.
Vino franco, que goza a mi juicio de buena seña de extracción, elegante e impetuoso, con un color en copa parada que avala un rojo picota con reflejos violáceos. Nariz que envía recuerdos de fruta fresca con punto de salinidad muy suave, pero dando muestra de una perfecta golosidad y sobre todo frescura y lozanía. Es amplio en perfume, con un fondo que detallo en mi agenda mental, como mineral, terroso para más señas.
Me ha encantado el aporte aromático de esta añada 2011.
Boca golosa, con buena línea de acidez, taninos marcados con una huella sabrosa de amargor que se apuntala en las encías, sobre todo fruta en todo el recorrido. Textura medio pulposa, con buen crédito en cuanto a persistencia. Retronasal en la que escenifico frambuesas, cerezas y grosellas, con un ligero tono de vainilla, lácteos y sapidez final muy sugerente.
Uno de mis vinos preferidos, en genial añada, de Vallobera.
Califico este 2011 del Pago Malarina entre muy recomendable y más que muy recomendable.

2 comentarios: