miércoles, 24 de abril de 2013

Bodegas Mitarte Tempranillo 2012.



Con mi agradecimiento por el envío desinteresado de muestras, algunas de las cuales ya comenté en entradas precedentes, comienzo mi análisis de este Tempranillo 2012 de Mitarte, bodega enclavada en la localidad alavesa de Labastida.
Elaborado con una proporción varietal mayoritaria de tempranillo, incluye también un quince por ciento de garnacha y un cinco por ciento de viura, con uso de la maceración carbónica con control de temperatura.
Obra del genio y de la tierra reza su contraetiqueta, y en efecto como la mayor parte de los vinos de esta bodega, el vino se desenvuelve con absoluta franqueza, vivo y pleno, lleno y con una frescura frutal digna de aplauso.
Color apicotado con buenos reflejos violáceos, capa uniforme, dando una cuenta estética de lozanía.
Nariz en donde aparecen recuerdos de fruta roja y negra maduras, con sensaciones de flores rojas y violetas frescas, buena condición en el perfume, intenso y rollizo.
Boca gustosa, pulposa, con la carne de la fruta marcando territorio, buena acideza y unos taninos resueltos y golosos, que invitan a seguir bebiendo. Una amable maceración carbónica que roza la plenitud. Retronasal que marca, junto a los imperantes tonos frutales, un guiño cítrico, y un dulzor suculento. Menor intensidad floral que en nariz.
Califico esta añada 2012 del Mitarte Tempranillo 2012 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario