viernes, 29 de marzo de 2013

Compañón Arrieta Herrigoia Maceración Carbónica 2012.

Conocer de cerca un proyecto vitivinícola ilusionante como el patroneado por Itxaso y Gorka en la zona alavesa de Lanciego, no es sólo un auténtico lujo, sino también un modo de bucear aún más en todo lo que hay detrás de una botella y sus correspondientes copas de vino, cuestión esta que no me cansaré de repetir, debe ser obligada para todo aquel que pretenda sentirse cerca de la cultura vitivinícola.
Guiado por Gorka, llegué a una bodega de las que se han venido en llamar de garage, muy del estilo de la que Jean Luc Thunevin popularizó en pleno centro de Saint Emilion, con acero y hormigón como banderas representativas, esculpida con esfuerzo por la pareja, con una zona de embotellado y unos suelos adecentados que son presentadas con orgullo al visitante. Orgullo que procede de la pasión vitivinícola, esa misma que algunos nos alegramos de sentir, y que en el caso de Itxaso y Gorka salta a la vista sólo con conocerles.
Comienzan a trasladarme su proyecto, con la tempranillo y la viura como varietales, y un concepto ecológico del viñedo que les da un sello especial.
Con el proyecto a punto de ver la luz, me cuentan los esfuerzos que suponen los papeleos, cuando un vino nuevo está a punto de ser embotellado y etiquetado. Su Herrigoia Maceración Carbónica 2012 lucirá un aspecto multicolor en la presentación externa. Sólo me quedaba comprobar el estado y las características del vino en el presente, casi preparado para el salto final.
Y allí, en un coqueto comedor localizado en la parte alta de la bodega, pude catarlo y degustarlo largamente.
Vino que en copa parada ofrece un color apicotado con reflejos violáceos, buena presencia, limpieza y brillo. Nariz que procura recuerdos francos de fruta roja, sensaciones procedentes de la liberación de terpenoides aromáticos. Cerezas, ciruelas y fresas, por ese mismo orden, muestran su tarjeta de presentación en nariz, con perfume de frescura, franqueza varietal.
Boca que aporta en la entrada buena seña de frescor frutal, con ligereza natural en el paso, matices lácticos en el contacto con el paladar, débil punto de astrigencia que a buen seguro irá limándose en cuanto el vino esté embotellado, con buen punto de acidez.
Tiene una prodigiosa longitud, con muy buena nota de persistencia.
En el final, junto a la fruta roja, anoto sensaciones puntuales de mineralidad.
Aunque precise un punto más de afinado, veo que cursa un buen lineal de personalidad.
Califico este primeur, privilegiado para mi, del Herrigoia Maceración Carbónica en edición de añada 2012 como muy recomendable, con punto adicional de mayor gloria en un futuro cercano.
No termino sin agradecer a Itxaso y Gorka su amable atención conmigo durante mi visita a su casa.
Sin duda, volveré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario