miércoles, 1 de febrero de 2012

Señorío de San Vicente San Vicente 2007.


Marcos Eguren rinde homenaje con su bodega Señorío de San Vicente a una variedad riojana autóctona, que casi estaba extinguida debido a su bajo rendimiento : el tempranillo peludo. En realidad la diferencia visual con el tempranillo habitual en Rioja se centra en una especie de lanosidad que portan las hojas de la viña en el envés, que asemeja un conjunto de pequeños pelos, de donde le viene el apelativo "peludo".
Dicen que los vinos construídos con tempranillo peludo son más frutosos, ligeros y elegantes y que además tienen mayor proyección de crianza en barrica.
Eguren y el también enólogo Vicente López dirigen la experiencia de esta variedad desde la bodega Señorío de San Vicente, que sólo elabora este vino y que cuenta con un viñedo de dieciocho hectáreas denominado La Canoca, plantado con cepas de este varietal de uva.
Es un vino que se ha elaborado mediando fermentación maloláctica, con una crianza de veinte meses en barricas nuevas de roble francés, en un ochenta por ciento, y de roble americano, en el veinte restante.
Color apicotado oscuro con ribete grana. Nariz que arma una atractiva complejidad aromática, fluye la sensación de fruta roja madura y aporta después recuerdos especiados y de cacao, intuyendo la presencia de buena madera. Con el paso de unos minutos y aproximando la copa de nuevo, gana en ampulosidad y descubre retazos balsámicos acompañados de fondo por caramelo de café con leche y un final terroso. Gran nariz. La boca se muestra amplia, con volumen y estructura. Es cierto que denota más ligereza que un tempranillo común, pero es un vino franco y equilibrado. Los taninos están pulidos, con cierta nota de dulzor; desarrollando un recorrido lleno de sutileza, muy elegante. Muy buena persistencia. Un vino que desde su ligereza demuestra gallardía.
Postgusto que declara frutosidad y que envuelve en sensaciones de cuero, tostados, especiados y mineralidad. Muy grata complejidad. Un vino que me ha resultado, tras dos aproximaciones a nariz y boca, incluso tres diría yo; más que muy recomendable.
Larga vida al Tempranillo Peludo...!

3 comentarios:

  1. San Vicente, mira que he probado añadas, y siempre me ha gustado, si señor. Saludos

    ResponderEliminar
  2. No es para menos, detrás hay buenos creadores...

    ResponderEliminar
  3. Me gusta lo de "Larga vida al Tempranillo Peludo". Siempre con expresiones y giros idiomáticos impecables. Un gran saludo

    ResponderEliminar